¿Necesita ayuda? Contáctanos

+212666 3499 61

10 días desde Casablanca a Marrakech

(5.0)
5/5

Desde €1395

/pax

Resumen del tour de 10 días desde Casablanca a Marrakech

El tour de 10 días por Marruecos desde Casablanca a Marrakech y el desierto del Sahara es una experiencia inolvidable ofrecida por «Morocco Travel 4×4«. Este emocionante recorrido te lleva a través de las impresionantes rutas desde Casablanca hasta los destinos más emblemáticos del país. Comenzando con una visita a Casablanca, la vibrante metrópolis marroquí, el viaje continúa hacia las ciudades imperiales de Marruecos, como Marrakech, Fez y Rabat. Cada ciudad ofrece una rica historia y cultura para explorar, desde sus antiguas medinas hasta sus magníficos palacios y mezquitas. Además, el itinerario incluye una emocionante excursión al desierto del Sahara, donde podrás vivir la experiencia única de pasar una noche bajo las estrellas en un campamento bereber. Con guías expertos y cómodos alojamientos, este tour te brinda la oportunidad perfecta para descubrir la diversidad y la belleza de Marruecos en su máximo esplendor.

Itinerario

  • Día 1: Casablanca-Rabat
  • Día 2: Rabat-Chefchaouen
  • Día 3: Chefchaouen-Volubilis-Meknes-Fez
  • Día 4: Visita a Fez Día
  • 5: Fez-Ifran-Erfoud-Merzouga Sahara
  • Día 6: Día completo en el desierto para explorar el Sahara
  • Día 7: Merzouga-Rissani-Gargantas del Todra-Valle del Dades
  • Día 8: Valle del Dades-Ouarzazate-Kasbah Ait Ben Haddou-Marrakech
  • Día 9: Exploración de Marrakech
  • DÍA 10: Traslado al aeropuerto (Marrakech o Casablanca)
La ruta incluye:
No incluye:

A continuación, se presenta el detallado itinerario de 10 días desde Casablanca a Marrakech:

Tu recorrido de 10 días desde Casablanca a Marrakech vía el Sahara Merzouga, la odisea marroquí, comienza a tu llegada al aeropuerto de Casablanca. Mientras el sol de la mañana temprano arroja su tono dorado sobre la ciudad, serás deleitado con un desayuno suntuoso, ofreciendo una encantadora variedad de pasteles marroquíes, frutas frescas y té de menta tradicional. Después del desayuno, sumérgete en el corazón de Casablanca, una ciudad donde la modernidad se entrelaza perfectamente con su rica historia. Tu primera parada es la icónica Mezquita Hassan II. Sobresaliendo sobre la costa atlántica, esta maravilla arquitectónica es una de las mezquitas más grandes del mundo. Sus intrincados mosaicos, su imponente alminar y el reflejo hipnotizante que proyecta sobre las aguas circundantes la convierten en una vista impresionante. Desde allí, te dirigirás a la Plaza de las Naciones Unidas, una bulliciosa plaza en el corazón de la ciudad. Rodeada de edificios de la era colonial y estructuras modernas, esta plaza es un testimonio de la naturaleza cosmopolita de Casablanca. El suave murmullo de la vida cotidiana, el aroma de la comida callejera y la cacofonía de los vendedores locales se suman a su atmósfera vibrante. Antes de partir de Casablanca, da un paseo relajado por la "Corniche", el famoso paseo marítimo costero de la ciudad. Bordeada de cafés, restaurantes y clubes de playa, la Corniche ofrece vistas panorámicas del océano Atlántico. La suave brisa, el sonido de las olas rompiendo y la vista de los lugareños disfrutando de un partido de fútbol playa la convierten en un lugar perfecto para empaparse del ambiente relajado de la ciudad. A medida que el sol de la tarde comienza su descenso, partirás hacia Rabat, la estimada capital de Marruecos. A tu llegada, la mezcla de arquitectura andaluza, morisca y colonial francesa de la ciudad te cautivará. Navega por los callejones estrechos de la Medina de Rabat para llegar a tu alojamiento para la noche, un riad tradicional. Estas casas históricas, centradas alrededor de un patio y adornadas con azulejos intrincados y tallas de madera, ofrecen un retiro sereno del bullicio de la ciudad. Mientras te instalas, el llamado distante a la oración y el aroma de una cena marroquí tradicional siendo preparada marcarán el tono para los días venideros.

Despierta con los sonidos de Rabat, una ciudad donde la historia resuena en cada rincón. Después de un abundante desayuno en tu hotel, prepárate para un día de exploración, dirigido por un guía local cuyo conocimiento de los cuentos y secretos de la ciudad enriquecerá tu experiencia. Tu jornada comienza en la Kasbah de los Oudaias, una fortaleza que se erige como testamento del pasado medieval de Rabat. Mientras deambulas por sus estrechas calles empedradas, te cautivarán las paredes encaladas adornadas con acentos azules, evocando la influencia andaluza. La Kasbah ofrece una vista panorámica de la confluencia del río Bu Regrag y el vasto océano Atlántico. Este punto de vista, con el suave río encontrándose con el poderoso océano, pinta una imagen serena que ha inspirado a poetas y artistas durante siglos. Desde la tranquilidad de la Kasbah, te dirigirás a la majestuosa Torre Hassan, o "Tour Hassan". Este imponente alminar, con sus intrincadas tallas y robustos pilares, es un símbolo de la grandeza arquitectónica de Rabat. Originalmente destinada a ser la mezquita más grande del mundo, la construcción se detuvo tras la muerte de su patrocinador, Yaqub al-Mansur, líder de la dinastía almohade. Junto a la torre se encuentra un sitio solemne: la tumba del rey Mohammed V y sus dos hijos. El mausoleo de mármol, con su techo tradicional de azulejos verdes, es un tributo a la monarquía marroquí. Con las maravillas históricas de Rabat grabadas en tu memoria, te dirigirás a la encantadora ciudad de Chefchaouen. Anidada en las montañas del Rif, Chefchaouen, a menudo llamada la "Perla Azul", da la bienvenida a los visitantes con su cautivador paleta de azules y blancos. La medina de la ciudad, con sus edificios pintados de azul, crea un ambiente calmado único en Chefchaouen. Tu exploración comienza en el corazón de la ciudad, la bulliciosa plaza Utta El-Hammam. Flanqueada por restaurantes y tiendas, la plaza está dominada por la grandiosa Kasbah y su torre de tejas rojas. Mientras te desplazas por los estrechos callejones de la ciudad, el aroma del pan fresco, el sonido de los artesanos locales trabajando y la vista de puertas intricadamente diseñadas cautivarán tus sentidos. Cada rincón de Chefchaouen cuenta una historia, desde sus raíces históricas hasta su encanto actual.

El tercer día de tu tour de 10 días desde Casablanca vía el Sahara Merzouga promete un viaje a través del tiempo, mientras atraviesas paisajes salpicados de antiguas ruinas y ciudades imperiales. Tu día comienza con un pintoresco recorrido por las montañas del Rif, pasando por Wazzan y otros pintorescos pueblos rifeños. Estos pueblos, con sus tradicionales casas de barro y campos escalonados, ofrecen una visión de la vida rural atemporal de Marruecos. Tu primera parada importante es Volubilis, o "Valili" en bereber. Esta joya arqueológica, situada frente a un telón de fondo de colinas onduladas, es un testimonio de la rica historia de la región. Al caminar por las ruinas parcialmente excavadas, serás transportado a una era donde las uniones bereberes y las legiones romanas coexistían. Los intrincados mosaicos de la ciudad, sus imponentes pilares y arcos narran historias de su tiempo como capital del antiguo Reino de Mauritania. Desde los restos de Volubilis, te dirigirás a la ciudad imperial de Meknes. Fundada en el siglo XVII, Meknes es una ciudad donde la grandeza y la historia convergen. Al pasar por sus enormes murallas y monumentales puertas, como la impresionante Bab el Mansour, te verás envuelto por su encanto de época. El almuerzo te espera en uno de los tradicionales restaurantes de la ciudad, donde podrás saborear los sabores de la cocina marroquí. Después del almuerzo, profundiza en el patrimonio de Meknes con una visita al santuario de Moulay Ismail. Este sitio venerado, dedicado al fundador de la ciudad, es una maravilla arquitectónica con sus vastos patios, intrincadas tallas y ambiente sereno. A medida que el sol comienza a descender, emprenderás la última etapa del viaje del día hacia Fez. Conocida como el corazón cultural y espiritual de Marruecos, Fez promete una mezcla de historia, arte y tradición. A tu llegada, te registrarás en tu alojamiento elegido, ya sea un hotel o un riad tradicional. Estas casas históricas, centradas alrededor de un patio y adornadas con azulejos ornamentales y trabajos de madera, ofrecen un tranquilo refugio del bullicio de la medina de la ciudad.

A medida que amanece sobre la antigua ciudad de Fez, tu día de exploración comienza con un encuentro con tu conductor de "Moroccan Travel 4×4". Con el murmullo de la ciudad como telón de fondo, te dispones a descubrir los innumerables tesoros que Fez tiene para ofrecer. Tu jornada comienza en la histórica Medina de El Bali, la parte más antigua de la ciudad. Mientras navegas por sus laberínticos callejones con la ayuda de un guía local experto, serás transportado en el tiempo. La Medina, con sus bulliciosos zocos, aromáticas tiendas de especias y talleres de artesanos, palpita con vida, resonando cuentos de siglos pasados. Uno de los puntos destacados de tu tour será una visita a una escuela coránica tradicional. Estas instituciones, conocidas localmente como madrasas, no solo son centros de aprendizaje islámico, sino también obras maestras arquitectónicas. Mientras recorres sus pasillos, los intrincados azulejos, los paneles de madera tallada y el estuco ornamentado te dejarán maravillado por la artesanía de antaño. Desde la serena atmósfera de la madrasa, te dirigirás a uno de los sitios más emblemáticos de Fez: las curtidurías en la Medina. Estas curtidurías, con sus vibrantes fosas de tinte y bulliciosa actividad, ofrecen una visión del ancestral oficio de la fabricación de cuero. Desde un punto elevado, podrás observar a los artesanos mientras remojan, tiñen y secan el cuero, utilizando métodos que han permanecido inalterados durante siglos. La multitud de colores y los patrones rítmicos de trabajo son un espectáculo digno de verse, lo que lo convierte en una visita obligada para cualquier viajero. Después de un día empapado en historia y cultura, te retirarás a tu alojamiento elegido en Fez, ya sea un lujoso hotel o un riad tradicional. Estos riads, con sus patios centrales y fuentes cascading, ofrecen un oasis tranquilo en medio del bullicio de la ciudad. A medida que cae la noche, tienes la libertad de explorar Fez a tu propio ritmo. Ya sea que elijas deleitarte con las delicias locales, comprar recuerdos o simplemente empaparte del ambiente de la ciudad por la noche, Fez promete recuerdos que perdurarán toda la vida.

A medida que los primeros rayos de sol iluminan Fez, disfrutarás de un abundante desayuno que te preparará para las aventuras del día. Tu viaje comienza con un viaje a Ifrán, a menudo llamada la "Suiza de Marruecos". Este encantador pueblo, con su arquitectura alpina y jardines cuidados, contrasta notablemente con los paisajes típicos de Marruecos. Sus avenidas arboladas y el toque europeo lo convierten en una parada única en tu odisea marroquí. Desde el clima fresco de Ifrán, te aventurarás a los bosques de cedros cerca de Azrou. Esta exuberante extensión es hogar de los famosos macacos de Berbería. Mientras paseas por el bosque, podrías vislumbrar a estos primates juguetones entre los antiguos cedros. Tu viaje luego te lleva hacia arriba en las montañas del Medio Atlas, navegando por las serpenteantes carreteras del paso de "Tizi-N-T’lghamt". Esta región montañosa, con sus terrenos escarpados y vistas panorámicas, ofrece numerosas oportunidades para hacer paradas fotográficas. A medida que asciendes, los paisajes cambian de bosques densos a mesetas áridas, mostrando la diversa topografía de Marruecos. Descendiendo de las montañas, atravesarás el Valle del Ziz, un oasis exuberante que contrasta notablemente con los paisajes áridos circundantes. Palmerales y antiguas kasbahs salpican este valle fértil, convirtiéndolo en un espectáculo visual. Tu viaje continúa hacia Erfoud, una ciudad a menudo llamada la "Puerta de Sahara". Desde aquí, el horizonte comienza a cambiar, dando paso a la expansión dorada de las dunas de Erg Chebbi. Estas dunas, con sus patrones ondulantes y alturas imponentes, son una de las vistas más emblemáticas de Marruecos. A medida que el sol comienza a descender, emprenderás un trekking en camello, el modo tradicional de transporte por el desierto. Montando sobre estas gentiles criaturas, navegarás por las arenas cambiantes de Erg Chebbi, dirigiéndote hacia un campamento en el desierto entre las dunas. El balanceo rítmico del camello y la inmensidad del desierto crean una experiencia surrealista, quintessencialmente marroquí. Al llegar al campamento, serás recibido por la cálida hospitalidad de los habitantes bereberes del desierto. Cuando caiga la noche, reúnete alrededor de un fuego crepitante bajo el cielo estrellado. Los ritmos de los tambores bereberes, los relatos de la vida en el desierto y la camaradería de los compañeros viajeros hacen que la noche en el corazón del Sahara sea inolvidable.

Despierta a la serena belleza del Desierto del Sahara en Merzouga, donde las arenas doradas se extienden sin fin y el silencio solo es interrumpido por los suaves susurros del viento. Hoy, profundizarás en los misterios del desierto y en la rica tela de la vida que prospera entre sus dunas. Tu día comienza con una emocionante excursión en 4x4, que te permite atravesar los vastos paisajes con facilidad. Mientras el vehículo levanta la arena detrás de ti, te dirigirás a conocer a las familias nómadas bereberes. Estas personas resilientes han hecho del duro desierto su hogar, viviendo en tiendas negras tradicionales y manteniendo un modo de vida que ha permanecido en gran medida inalterado durante siglos. Compartir una taza de té de menta con ellos ofrece un raro vistazo a su cultura y tradiciones nómadas. Desde los asentamientos nómadas, te dirigirás a las antiguas minas de Memphis. Estas minas, con su rica historia, se encuentran frente al majestuoso Erg Chebbi. Desde lo alto de las minas, disfrutarás de una vista panorámica del desierto, donde las dunas ondulantes crean patrones que son simplemente fascinantes. Tu exploración del desierto continúa con un viaje al pueblo de Khamlia. Este pueblo, ubicado en medio de los paisajes desérticos, es famoso por su música Gnaoua. Los ritmos y melodías emotivas de la música Gnaoua, profundamente arraigados en las tradiciones espirituales africanas, resuenan en todo el pueblo. Una visita aquí ofrece un viaje musical, donde los ritmos cuentan historias de historia, espiritualidad y resistencia. A medida que el sol de la tarde proyecta sombras más largas en las arenas, tendrás la libertad de dar forma a tu propia aventura. Si el calor del desierto llama, retírate a tu hotel y date un refrescante baño en la piscina, un lujo raro en medio de los paisajes áridos. Para aquellos que buscan actividades más emocionantes, el desierto es tu patio de recreo. Ya sea correr por las dunas en cuatrimotos, sentir la emoción de montar buggies o deslizarte por las pendientes arenosas con sandboard, el Sahara ofrece una plétora de aventuras al aire libre. Y para aquellos que simplemente desean empaparse del ambiente del desierto, no hay nada como ver cómo el atardecer pinta las dunas en tonos de oro, carmesí y púrpura.

Comienza tu día con un delicioso desayuno en Merzouga, donde la tranquilidad matutina del desierto establece un tono sereno para las aventuras que te esperan. Al despedirte de las dunas doradas, te embarcarás en un viaje a través de paisajes que muestran la diversa belleza de Marruecos. Tu primera parada es un oasis exuberante, un fuerte contraste con el desierto árido que acabas de atravesar. Aquí, entre los bosques de palmeras, la vida prospera y la sombra fresca ofrece un respiro del sol del desierto. Desde el oasis, te dirigirás al bullicioso zoco de Rissani. Este mercado vibrante es un deleite sensorial, con puestos rebosantes de especias aromáticas, textiles coloridos y una variedad de dátiles, un alimento básico de la región. Mientras te paseas por el zoco, el aire se llena con el murmullo de los comerciantes, el aroma del pan recién horneado y el atractivo de las tradiciones ancestrales. Es el lugar perfecto para comprar recuerdos o simplemente sumergirse en la vida local. Dejando atrás el ajetreo y el bullicio de Rissani, te dirigirás hacia el desfiladero del Todra. Esta maravilla natural, con sus imponentes paredes rocosas que cambian de tonalidad con el movimiento del sol, es un testimonio de la destreza artística de la naturaleza. El desfiladero, esculpido por el río Todra durante milenios, ofrece vistas impresionantes en cada recodo. Es un refugio para los amantes de la naturaleza y aquellos que buscan momentos de reflexión. Después del almuerzo, tu viaje te llevará al Valle del Dades, a menudo llamado "el camino de las mil kasbahs". Mientras nuestro conductor maneja por este pintoresco valle, quedarás cautivado por la vista de antiguas kasbahs, o fortalezas, salpicando el paisaje. Cada kasbah, con su arquitectura e historia única, cuenta historias de una era pasada. El valle, con sus carreteras sinuosas y vistas panorámicas, ofrece numerosas oportunidades para hacer paradas fotográficas. Captura la belleza de los campos terrazados, los pueblos de adobe y el juego de luces y sombras en las paredes de las kasbahs. A medida que el día llega a su fin, te instalarás para pasar la noche en medio de la belleza del Valle del Dades, con recuerdos de un día lleno de contrastes y descubrimientos.

A medida que despunta el amanecer sobre el Valle del Dades, saborearás un abundante desayuno, cargándote de energía para un día lleno de paisajes cinematográficos y maravillas históricas. Tu viaje comienza con un viaje a Ouarzazate, a menudo llamada el "Hollywood de África". Esta ciudad, con sus paisajes áridos y cielos despejados, ha sido el escenario de numerosas películas y series de televisión icónicas. Mientras exploras Ouarzazate, te cautivarán sus hermosas kasbahs, cada una contando historias de una época en la que las caravanas pasaban por este puesto avanzado en el desierto. Uno de los puntos destacados de tu visita será sin duda los estudios de cine, donde podrás echar un vistazo detrás de escena a la magia del cine en proceso. Desde el atractivo cinematográfico de Ouarzazate, te aventurarás a la Kasbah de Ait Ben Haddou. Este pueblo fortificado, con sus edificios de tierra y murallas defensivas, es un testimonio del ingenio arquitectónico bereber. Mientras deambulas por sus estrechos callejones y asciendes a sus puntos más altos, serás recompensado con vistas panorámicas de los paisajes circundantes. La importancia de Ait Ben Haddou no está solo en su belleza, sino también en su historia, lo que le ha valido un lugar como Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1987. No es de extrañar que esta kasbah haya capturado la imaginación de cineastas y viajeros por igual. Dejando atrás la belleza atemporal de Ait Ben Haddou, te embarcarás en un pintoresco viaje a Marrakech. Tu ruta te lleva a través del paso de Tizi-N-Tichka en las montañas del Alto Atlas. Esta carretera serpenteante, con sus curvas cerradas y vistas impresionantes, ofrece vistas incomparables del terreno montañoso accidentado. El juego de luz en las cumbres de las montañas, la vista de los pueblos bereberes tradicionales encaramados en laderas y los paisajes siempre cambiantes hacen de este viaje una experiencia memorable. A medida que desciendes de las montañas, los edificios de tonos rojizos de Marrakech entran en vista. Conocida como la "Ciudad Roja" por su distintiva arquitectura de ladrillo, Marrakech promete una combinación de historia, cultura y energía vibrante, preparando el escenario para la próxima etapa de tu aventura marroquí.

Despierta con los sonidos y aromas de Marrakech, una ciudad donde las antiguas tradiciones se funden perfectamente con la vibrante modernidad. Hoy, te sumergirás profundamente en el corazón de esta icónica ciudad, explorando sus innumerables tesoros. Tu exploración comienza con la ayuda de un guía local privado, un experto que conoce cada rincón de la ciudad. Durante las próximas 4 a 5 horas, serás guiado a través de un viaje seleccionado de los sitios más celebrados de Marrakech. Tu primera parada es la pulsante Plaza Jemaa El Fna. Durante el día, esta plaza es un bullicioso mercado con encantadores de serpientes, artistas de henna y vendedores que ofrecen una miríada de productos. A medida que anochece, se transforma en un animado centro de puestos de comida, músicos y cuentacuentos, capturando la esencia de la cultura marroquí. Desde la plaza, te aventurarás al Palacio Bahía, un testimonio de la grandeza de la arquitectura marroquí. Con su intrincado trabajo de azulejos, patios expansivos y techos ornamentados, el palacio ofrece una visión de las vidas opulentas de la élite marroquí de antaño. Tu viaje a través de la historia continúa en el Palacio el Badii. Aunque ahora en ruinas, este palacio hace eco de cuentos de su antigua gloria, con sus vastos patios y jardines hundidos. Para un toque de tranquilidad, te dirigirás a los Jardines Majorelle. Este jardín botánico, con sus edificios azules vibrantes y plantas cautivadoras, es un oasis de calma en medio del ajetreo de la ciudad. El jardín, alguna vez propiedad del diseñador de moda Yves Saint Laurent, es un testimonio de la belleza que surge cuando el arte se encuentra con la naturaleza. La imponente Mezquita de Koutoubia es tu próxima parada. Con su minarete imponente visible desde varios puntos de la ciudad, esta mezquita es un símbolo del patrimonio espiritual de Marrakech. Luego, te deleitarás con la serena belleza de los Jardines de Menara, con sus vastos olivares y lago central, ofreciendo un refugio pacífico. Las Tumbas Saadíes, con sus intrincadas tallas y significado histórico, ofrecen una visión de los lugares de descanso final de la realeza saadí. Ninguna visita a Marrakech está completa sin sumergirse en la Medina. Esta parte antigua de la ciudad, con sus estrechos callejones y bulliciosos zocos, es un deleite sensorial. Desde especias aromáticas hasta joyas artesanales, el zoco ofrece tesoros esperando ser descubiertos. A medida que concluye tu recorrido guiado, el resto del día es tuyo para darle forma. Ya sea que desees explorar más, disfrutar de las delicias locales o simplemente relajarte, Marrakech ofrece infinitas posibilidades. Y, por supuesto, tu viaje está abierto a sugerencias, asegurando una experiencia personalizada adaptada a tus intereses.

Si bien una partida desde Marrakech sería ideal, definitivamente podemos organizar una salida desde Casablanca también. Necesitamos hacer preparativos con anticipación ya que el trayecto al aeropuerto de Casablanca dura alrededor de 3 horas.

Ten en cuenta: El tour de 10 días desde Casablanca a Marrakech vía el Sahara Merzouga sirve como una ruta propuesta y puede ser completamente personalizado para satisfacer tus preferencias. Si este itinerario sugerido no cumple con tus necesidades, te alentamos a que nos contactes. Estamos aquí para diseñar un itinerario único que se ajuste a tus deseos y a la duración de tu estadía, ofreciendo tours a medida en todo Marruecos especialmente para ti.

La estructura de precios se basa en el número de participantes; cuanto mayor sea el grupo, menor será el costo por persona. Esto se debe a que los costos de transporte se comparten entre el grupo, reduciendo el gasto individual. Además, la elección del alojamiento influye en el costo total. Para obtener una cotización precisa, por favor ponte en contacto con nosotros.

× Whatsapp